Guatemala

Historia, folclor y tradiciones

Lago de Atitlán, foto de Kevin Méndez

Himno nacional de Guatemala

Himno nacional de Guatemala
En el ño de 1896 El general Reyna Barrios, el entonces gobernante, convocó a un concurso para la letra y música del himno nacional.

Las personas que fueron elegidas, el maestro Rafael Alvarez Ovalle, música (1865 - 1948), quien nació en San Juan Comalapa, y el autor de la letra, anónimo. En 1911 se describrió que se trataba del poeta cubano José Joaquín Palma (1844 - 1911).

El himno nacional se estrenó el 14 de marzo de 1897, en el teatro Colón, fue condecorado con medalla de oro y diploma el maestro Rafael Alvarez Ovalle.

A la letra original se le hicieron algunas mofificaciones en el aáo de 1934 por el gramático José María Bonilla Ruano.

¡Guatemala feliz!... que tus aras
no profane jamás el verdugo;
ni haya esclavos que laman el yugo,
ni tiranos que escupan tu faz.
Si maáana tu suelo sagrado
lo amenaza invasión extranjera,
libre el viento tu hermosa bandera
vencer o a morir llamará.
CORO
Libre al viento tu hermosa bandera
a vencer o a morir llamará;
que tu pueblo con ánima fiera
antes muerto que esclavo será.
De tus viejas y duras cadenas
tú forjaste con mano iracunda
el arado que el suelo fecunda
y la espada que salva el honor.
Nuestros padres lucharon un día
encendidos en patrio ardimiento
y lograron sin choque sangriento
colocarte en un trono de honor.
CORO
Y lograron sin choque sangriento
colocarte en un trono de honor,
que de Patria, en enérgico acento,
dieron vida al ideal redentor.
Es tu enseáa pedazo de cielo
en que prende una nube su albura,
y ¡ay de aquel que con ciega locura
tus colores pretenda manchar!
Pues tus hijos valientes y altivos,
que veneran la Paz, cual presea,
nunca esquivan la ruda pelea
si defienden su tierra y su hogar.
CORO
Nunca esquivan la ruda pelea
si defienden su tierra y su hogar,
que es tan sólo el honor su alma idea
y el altar de la Patria su altar...
Recostada en el ande soberbio,
de dos mares al ruido sonoro,
bajo el ala de grana y de oro
te adormeces del bello quetzal.
Ave indiana que vive en tu escudo,
paladión que protege tu suelo;
¡ojalá que remonte su vuelo,
más que el cóndor y el aguila real!
CORO
¡Ojalá que remonte su vuelo,
más que el cóndor y el aguila real,
y en sus alas levante hasta el cielo,
Guatemala, tu nombre inmortal.

Esta web utiliza Cookies para navegar, en cumplimiento del Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Cabe mencionar que para navegar en este sitio web No se solicita registro alguno con usuario y contraseña. Aceptar | Más información